Cerca de 3 de cada 5 pacientes adultos con dermatitis atópica moderada a severa tienen un control inadecuado a pesar de recibir tratamiento*¹

El desafío de intentar controlar la dermatitis atópica a largo plazo puede generar una alta carga en los pacientes y frustración en los médicos²⁻⁶