El impacto de la gripe en el paciente diabético va más allá de la alteración de su glucemia